sábado, 10 de enero de 2009

Pongamos a trabajar un poco mas la masa gris



A través del tiempo he llegado a la conclusión de que mucho de los escritores del mundo, en especial aquellos que se enfocan en libros de auto ayuda, son quienes más problemas tienen, inclusive, más que los mismos lectores, pero en el proceso de escribir un libro, esto a su vez les ayuda a que todos esos tips y concejos que dan, se hagan realidad en sus propias vidas.

Ya que todo lo que se escribe, se lee y se sueña, para mí se materializa. Es por eso por lo que en este artículo quiero, es, animar a todas personas que al igual que a mí, les gusta la literatura, a que escriban sus vivencias o algo que los incentive.

Todos tenemos algo interesante que ofrecer, no importando nuestra situación, a veces nos cohibimos al pensar... como voy a escribir un libro si mi vida es un desastre? o por ejemplo: tengo tantos errores ortográficos, mi letra es horrible, etc. En mi caso no soy una escritora, pero siempre he soñado con serlo, creo que el temor a ser rechazada o ser criticada me ha frenado, pero he llegado a la conclusión de que todos estamos expuestos de una u otra manera a este tipo de reacciones humanas, son parte de la vida misma.

En este artículo estoy tratando de darme, y darles la oportunidad de escribir, a todos aquellos que se sienten igual que yo, ya que de alguna manera por algún lado se empieza, no creen?

Yo recuerdo cuando estaba en mi plena adolescencia y leía aquellos libros de auto ayuda para subir mi estima, cosa que es muy necesaria en esta etapa de la vida y aún recuerdo aquellos libros, muchos de ellos carcomidos por el tiempo y con olor a viejo, que me llevaban a un mundo de fortaleza donde mi ego subía hasta sentir que podía conquistar el universo.

Por supuesto no solo leía libros de auto ayuda, también de aventuras y experiencias ajenas, entre otros, de esos que te hacen trasladarte y desprenderte por un momento de tu propia realidad. Saben que les hablo verdad? creo que esa magia no se puede conseguir en otra parte,ni la televisión, ni las computadoras, solo ese grupo de papeles comprimidos llenos de letras, puntos y comas, llamados libros.

Es por esto por lo que animo a mis hijos y a todos a leer y a escribir un poco más, creo que la lectura tiene esa magia que te envuelve, donde te pierdes entre la realidad y algunas veces la fantasía del escritor, tenemos que buscar más de eso, algo que nos incentive , algo que nos lleve a soñar, algo que nos lleve a hacer volar nuestra imaginación, en este mundo lleno de tanto, estrés, depresiones, pastillas, trabajo, ansiedad y como quieran llamarles... Ya que hoy en día a todo se le dan calificativos y títulos que suenen interesantes.,Si , calificativos y etiquetas, para justificarnos, para evadir nuestra realidad y nuestros problemas. Hay tantas formas de salir de ellos, pero queremos solo dormirlos, dejarlos atrapados en nuestro subconsciente, somos expertos en esconder nuestros problemas en algún lugar de nuestra mente de forma artificial.

En la época de nuestros abuelos, a estas cosas no se le daba la importancia que le damos hoy en día, ya que el tiempo se pasaba, entre cuentos, libros y versos, pero ya no tenemos tiempo... no hay tiempo para viajar a través de un libro, no hay tiempo para enamorarnos con un libro de poesía, no hay tiempo para escribir, ni siquiera para nosotros mismos tenemos tiempo. Sociedad en decadencia, sociedad en peligro de extinción de valores humanos, que pena...

Yo animo a todos a leer y escribir más, ver menos televisión, que en mi propio concepto se resume en ( Aparato que atrofia y embrutece la mente) pongamos a trabajar un poco más la masa gris, todo lo necesitamos.!

1 comentario:

  1. Interesante.

    Creo en la validez de escribir autobiográficamente.
    El hecho de escribir es una combinatoria de los elementos que hemos ido adquiriendo a lo largo de nuestra vida, recuerdos, imágenes, informaciones,
    y que a veces les cambiamos la ubicación tempo-espacial o los nombres de los protagonistas/participantes
    para proteger/nos a los protagonistas reales en su intimidad y en nuestra mutua amistad. (para qué provocar dolor o ridículo?)

    Saludos de "un americano de Sud América"
    Barrio Almagro, Buenos Aires.

    ResponderEliminar